El capitalismo superador del patriarcado

El capitalismo superador del patriarcado

El capitalismo superador del patriarcado

por Volchitsa Krupskaya

Ya he expuesto la base de este análisis en ocasiones anteriores, pero como voy desarrollándolo, puliéndolo y acercándolo progresivamente a una mayor claridad, ahí voy de nuevo:

El patriarcado original no fue una sociedad de sexos/géneros, sino la primera sociedad de clases, constituida sobre el patrimonio a partir de la acumulación de excedentes como resultado de la recién estrenada práctica de la agricultura y la ganadería. En el patriarcado, la mujer no fue esclavizada por su género, es decir, por su condición abstracta de mujer (idea), sino por sus características sexuales, especialmente las reproductivas (materia). Fue, por tanto, sometida por su sexo y convertida en clase social.

Sin embargo, también es importante señalar que, desde el patriarcado original, ya existían mujeres que gozaban de mayores privilegios que muchos hombres. La mujer esclavizada por su padre o "marido" también disfrutaba de la posesión de esclavos de la familia, los cuales eran en su mayoría los enemigos derrotados de las batallas entre distintas tribus. Las mujeres eran esclavizadas por su pater por su capacidad reproductiva y de cuidados; los hombres ajenos a la familia eran esclavizados por su fuerza de trabajo. En resumen, la esclava del pater tenía sub-esclavos bajo su mando y disfrute.

El capitalismo fue objetivamente progresista y su llegada le permitió a la humanidad cierto grado de superación del arcaico patriarcado, puesto que la mujer pasó a ser considerada (radical y progresivamente como veremos) un sujeto libre ante la ley, igual que su par masculino, con el fin de poder establecer el nuevo orden social. La mujer burguesa mantiene su lucha feminista para igualarse a su par en su condición de explotadores; mientras que la mujer obrera fue indirectamente igualada al suyo, en lo relativo a la legislación burguesa, al constituirse el proletariado como clase.

La superación del patriarcado fue mucho más radical para la mujer proletaria que para la burguesa, puesto que la burguesa necesita emanciparse progresivamente como mujer para ganarse el privilegio de explotar frente a su padre y su marido, mientras que la mujer proletaria, como su par masculino, fue obligada a igualarse como clase social sistemáticamente oprimida.

Para la burguesía fue fundamental la necesidad de hombres y mujeres libres ante la ley para (mal) vender su fuerza de trabajo. El abandono del hogar para la mujer proletaria no fue el fruto de su lucha, sino de la necesidad de ingresar al mercado productivo para poder mantener a su familia junto a su cónyuge, el cual en la mayoría de los casos no podía ofrecer exclusiva cobertura por los míseros salarios que recibía por su trabajo.

El capitalismo superador del patriarcado


Tanto la burguesía como el proletariado están compuestos por individuos machistas, pero la burguesía, concebida como grupo social homogéneo, no necesita del patriarcado para mantener su sistema de dominación capitalista. A la burguesía poco le importa si eres hombre o mujer para ser explotado, a excepción de que determinados empleos son preferiblemente desarrollados por hombres o por mujeres en función de sus condiciones sexuales. Mantienen, eso sí, su propia lucha de sexos interna por la dominación individual o grupal sobre el proletariado, así como entre las burguesías de distintas naciones en el proceso imperialista. Es por esto que las mujeres burguesas llevan a cabo su propia lucha feminista, y cabe recordar que el feminismo liberal no solo no es contradictorio, si no que es el mismo origen del feminismo y mantiene su vigencia.

La lucha del feminismo liberal consiste en igualar a sus pares su condición de explotadoras. Nada tiene que ver esta con la lucha del proletariado, pero avivan la idea del feminismo transversal e interclasista para generar alianzas, así como las recién constituidas burguesías nacionales agitaron mediante el engaño la fuerza de las masas populares con el fin de colaborar en el derrocamiento de los regímenes feudales. La burguesía, por su propia experiencia histórica, entiende mucho mejor que el proletariado la lucha de clases y la correlación de fuerzas.

El capitalismo, como todo sistema de organización social, mantiene vestigios de los estadios anteriores, pues se construye sobre la historia humana ya acontecida. Posee trazas feudales y esclavistas, pero a nadie se le ocurriría afirmar que debemos derrocar al sistema capitalista, feudal y esclavista. El capitalismo es uno solo y en su esencia ideológica contiene todo lo anterior, lo cual se va superando paulatinamente mediante los cambios reformistas (el feminismo en este caso que nos ocupa), y será mayormente superado mediante la revolución socialista al permitirnos constituir una nueva superestructura sociocultural que refleje y consolide la nueva estructura socioeconómica.

Por lo tanto, en síntesis, lo que prevalece en el estadio capitalista son las trazas ideológicas del patriarcado, lo que denominamos MACHISMO. Sin embargo, el elemento que pervive más cercano a la estructura patriarcal se esconde en el modelo familiar burgués, donde se mantiene la concepción del patrimonio, que es la base material del patriarcado. El modelo familiar burgués será superado mediante la transición revolucionaria al socialismo y su consecuente constitución de nuevas relaciones entre los hombres y las mujeres socialistas, amén de la construcción de instituciones públicas que aligeren las cargas familiares y domésticas de la sociedad (guarderías, cocinas y comedores, lavanderías…).

Si para alguien aún existen dudas de cómo ésto podrá ser desarrollado en el socialismo, mi recomendación es la de acudir a la obra teórica de la soviética Aleksandra Kollontái, quien fue la principal encargada de desarrollar las nuevas pautas relacionales entre hombres y mujeres que la Unión Soviética llevó a la práctica, cosechando los mayores logros nunca antes disfrutados en lo relativo a igualdad de género y de los cuales muchos han sido posteriormente reproducidos por los actuales estados capitalistas keynesianos.

Tal vez te interesen estas entradas

No hay comentarios